GNOSIS EXPERIENCIAS

 

 
1 MUERTE DEL EGO DE

 LA  PENA AJENA

 

 
 

2 MUERTE DEL EGO DE 

   FALSO SENTIMIENTO DEL HONOR

 

 
 

3 MUERTE DEL EGO DE

 MIEDO A DAR MALA  IMAGEN

 

 

 

4 MUERTE DEL EGO DE  

  MIEDO A LAS CONSECUENCIAS  

 

 
 

5 MUERTE DEL EGO DE

  MIEDO A LA SOLEDAD

 

 
 

6 MUERTE DEL EGO DE

MIEDO AL MIEDO

 

 
 

7 MUERTE DEL EGO DE

    LOS  C E L O S

 

 
 

8 MUERTE DEL EGO DE

   LA ENVIDIA

 

 
 

9 MUERTE DEL EGO DE

 LA S U M I S I O N

 

 
 

10 MUERTE DEL EGO DE

LA VANIDAD  HERIDA

 

 
 

11 MUERTE DEL EGO DE

 LA CRISIS   EMOCIONAL

 

 
 

12 MUERTE DEL EGO DE

UNA FACETA LUJURIOSA

 

 
 13  MUERTE DEL EGO DE UNA      PRESENCIA  LUJURIOSA  
    

14 MUERTE DEL EGO DE

 AUTOREPROCHE EN EL

 RESENTIMIENTO

 

 
 

15  I N I C I A C I O N E S

  PRIMERA PRUEBA DE       LOS CUATRO ELEMENTOS

 

 
 

16 MUERTE DEL EGO

LA LUJURIA A TRAVÉS DE LA IMAGEN

 

 
 

17 MUERTE DEL  EGO

DEL HALAGO Y LA FALSA MODESTIA

 

 
 

18 MUERTE DEL EGO

MIEDO A QUEDAR EN FEO

 

 
 

19 MUERTE DEL EGO

EN EL RECUERDO DE UNA PENA

 

 
20 MUERTE DEL  EGO  

OTRA FACETA DE CELOS

 
 

      21 MUERTE DEL  EGO

    INGRATITUD AJENA

 

 
    

   22 MUERTE DEL  EGO

  UNA FACETA LASCIVA

 

 
    23 MUERTE DEL  EGO

   SENTIMIENTO DE       

    AUTOLASTIMA

 

 
  24 MUERTE DEL  EGO

   ACTO NUPCIAL DE LA

     COBRA DORADA

CONTINUA..........

  25 MUERTE DEL  EGO

     DE LA LUJURIA

      MORBOSA DE LA

      T R A G E D I A

 

 

 
  

  26 MUERTE DEL  EGO

       LIBERAR A LA     

       VIRGEN NEGRA

 

 
   

  27 MUERTE DEL  EGO

     DEL REGISTRO

    ANCESTRO DE LOS

 ARCHIVOS AKASICOS 

 

 
 

   28 MUERTE DEL  EGO

     DE UNA FACETA

   DE LA ENVIDIA EN LA

        I N F A N C I A

   

 
    29 MUERTE DEL  EGO

   LA MAMA OCA O LA

        MADRE  GANSO

 

 
 

  30 MUERTE DEL  EGO

           MIEDO A MI

           DEBILIDAD

     

 
 

   31 MUERTE DEL  EGO

       LAS DISTINTAS

     CARAS DE LA IRA

 

 
   32 MUERTE DEL  EGO

    FRUSTRACIÓN CON

    LA IRA

 

 
   33 MUERTE DEL  EGO

   LA INCERTIDUMBRE

   Y LA DUDA

 

 
    34 MUERTE DEL  EGO

     PENA A HERIR  LOS

 SENTIMIENTOS AJENOS 

 

 
   35 MUERTE DEL  EGO

         L E V I A T A N

      PRIMERA PARTE

    

 
   36 MUERTE DEL  EGO

    L E V I A T A N

   SEGUNDA PARTE

 

 
  37 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    PRIMERA PARTE

 

 
  38 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    SEGUNDA PARTE

 

 
  39 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    TERCERA  PARTE

 

 
   VOLVER A LA

   P R I N C I P A L

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                  

                                        

                                              

                                                                                                           

 

                     

  MUERTE DEL EGO DE LA LUJURIA A TRAVÉS DE LA IMAGEN

   Cuando estéis en el lecho, en la quietud de la noche llamad, con vuestra intuición,  a los Maestros Ascendidos y ellos os responderán; escuchad la melodía que os guía y sobre todo cantad.

    En esta época de ayuda, los guerreros de la Luz se preparan para conducir al iniciado hacía el gran despertar de la conciencia, pero todo ello no es gratuito, a cambio se exige un trabajo de encuentro con uno mismo, en sus pensamientos y en sus obras.

 Así fue como en esta ocasión eliminando un aspecto egóico, la Madre nos preguntó… 

     “¿Las imágenes que habéis reconocido como lujuriosas de donde provenían?” 

Y Montse le contestó…

Abadía de Butrera Burgos.         “Es curioso, pero esto procede de algunas películas, donde nuestra atención se centra en escenas de parejas realizando un encuentro voluptuoso”

 Y la Madre nos explicó… 

“Hijos es previo vencer a ese enemigo interior que consume más allá del acto en sí. Reducir su fuerza negativa y manipuladora será nuestro fin. Y para ello realizaremos un ejercicio muy básico, sencillo quizás a vuestra comprensión,  sin embargo,  muy efectivo”.  Nos acomodamos en una postura relajada en el espacio astral y la Diosa Muerte habló… 

“Realizad respiraciones que resulten cómodas a vuestra capacidad de inhalar en esa dimensión. Ahora buscad en vuestra mente todas las imágenes que recordéis de esa fase lujuriosa, y cuando las tengáis definidas me avisáis”.  

   El trabajo empezó y fuimos encajando diferentes secuencias. Algunas eran algo tempestuosas, pero la gran mayoría provenían del mundo de la sensualidad. Es decir, se representaban sutiles  iconografías, que dejaban que la imaginación creara lo que en la realidad no se había manifestado y que, por lo tanto movían de una forma inconsciente a la lujuria. 

  Una vez definidas se lo hicimos saber a Kali y Ésta nos fue señalando…

 “Esas imágenes salen por un aparato que proyecta. Es algo externo a vosotros y a vuestra conciencia.   

La energía del creador y el ente íntimo mental  con su poder puede transformarse, pero está claro que es necesario el entreno y la constancia”.

 Se detuvo unos instantes observando que la  comprensión se igualase y continuó…

 “Vuestras instrucciones, pensamientos y actitudes superiores deben  prevalecer en cada una de las  manifestaciones. A cada pensamiento oscuro se le sustituirá por uno que engrandezca el alma. Por ello, como os decía,  con este pequeño ejercicio, trabajaremos con el Consciente Sumo.

Como la emisión de las imágenes es externa, en la visualización desconectareis el televisor que os une con la ostentación  sensorial.

Es importante entender que ese aparato es un reflector, y según sea su uso se convertirá en un emisor de Luz o  de oscuridad. Pero, sea cual fuere la tendencia la lección siempre se mantendrá impresa en él. Su eco superior os recuerda que la Luz de la emisión siempre debe salir de vuestro eje intrínseco, en otras palabras “nacer de dentro”.

 Las visiones, de este y de otro estilo, son factibles que estén presentes en vuestro mundo-aprendizaje, y en el desarrollo de vuestra alma existe un espacio en que se ejercita  el control del sentimiento y éste está en la fase de superar al de la visión.

En la prueba inicial existe pues cierto complot para que las energías se mezclen, y por lo tanto la misión se centra que eso no sea factible”.

    Ambos desconectamos el interruptor astral y la Madre  siguió…

 “Mediante la visualización intentareis entender todo el siguiente proceso que os voy a mostrar”. 

Ante nosotros había una cueva de grandes dimensiones, entramos en ella y pudimos observar que en sus paredes existían multitud de cosas colgadas. Esos objetos carecían de potencia y de fuerza. Eran  simplemente viscosidades…, como un moho gelatinoso y verde. Sabíamos porque,  en ocasiones la intuición aún en esa fase dimensional te habla que,  esa primera visión no era  lo importante. Era elocuente que esparciendo Fuego Divino todo quedaría abolido,  lo que en verdad nos urgía era entender que esa manifestación era el alimento de  otra cosa. 

   Fuimos entrando despacio y en alerta, la gruta era profunda, oscura y  prieta. Temíamos que esa gelatina se pegara a nuestro cuerpo y que éste quedara adicionado a las paredes. De repente, ante nosotros casi nacido de la nada, se materializó un atroz dragón. De nuestra garganta estalló un alarido de pavor, y uno de los dos gritó en alto “es un dragón”,  en ese  mismo instante el animal se convirtió en una amenazante víbora de grandes dimensiones, y así de manera constante se iba metamorfoseando en diferentes  atrocidades. 

   Ante dicha diversidad nuestra mente no albergaba la capacidad de reacción, no entendíamos ni que nos querían decir ni cual era la actitud a tomar. Por ello, pedimos ayuda  y le dijimos a la Diosa… 

Diosa Hécate.

         “Madre, no concebimos cual es el contenido de tu mensaje”    

    Y Ésta compasiva,  como resulta ser su principal y  más hermosa virtud nos comentó…

 “La inteligencia de ese ser os está mostrando formas distintas para que no le descubráis a él”.

 Y después de tomar aliento como el que hace un gran esfuerzo por proseguir añadió…

 “De la misma manera, que sino conocéis el nombre y las señas de una persona no la podéis localizar, sino reconocéis el nombre y las señas de lo que tenéis que eliminar tampoco sabréis como hacerlo. Y de llevar a cabo tal empresa, tan sólo apartáis la imagen de la realidad, suprimiendo su fase de crecimiento, pero dejando la simiente egóica retardada a la espera  de un nuevo acecho”.

   La Madre, como la vez anterior dejó sentir como las palabras llegaban al pozo de su destino y prosiguió…

“¡Si fuerais capaces de poder observar los ojos de los animales que se representan sin tener en cuenta  la imagen de ninguno de ellos¡”.

   Sin más preámbulos nos quedamos de frente retando a los ojos del animal que teníamos delante. Daba igual  su aspecto o amenaza,  nos manteníamos firme en nuestra convicción.  Al final, ese ser de los bajos astrales al ver que su estrategia no ofrecía resultado se mostró como verdaderamente era. Delante de nosotros se plasmó un diablo y nos escupió en forma de palabras…

                     “Tengo tanto poder como vuestro temido cáncer”

                                                      

 

   Se reía de nosotros con algazaras muy sonoras. Se percibía su sentir autosuficiente  y  dominante, sin embargo, su imagen no consiguió que nuestro centro emocional se encogiera.

   Le expusimos con palabras claras y contundentes…

 “Tu capacidad de conseguir alimento ha terminado y el que tienes almacenado con un sólo pensamiento, la Madre Muerte lo destruirá.

   De la misma manera te hacemos saber… que nuestra intención no es eliminarte es hacerte  desaparecer por transformación. Por ello te lanzamos esta red de Amor y de Luz  confeccionada por la Diosa Muerte contra la cual nada puedes”.

   Los hechos narrados se sucedieron tal y como fueron anunciados,  y poco a poco ese diablo por si mismo iba desapareciendo. Porque como nos dijo Kali… 

“La  única manera que existe de eliminar el ego de la influencia de la imagen es con la consideración y el respeto genuino adiestrando la mente y liberando el alma. Estáis, aunque simple parezca, ante un portentoso ancestro, y como tal no se le puede eliminar de un sólo hálito. Mis palabras os parecerán en estos momentos mentira, pero es que si así fuera vuestra vida carecería del su sentido y sin el  caos sería de la misma manera instaurado. Es necesario  trascender su esencia  poco a poco, y el mismo se irá”.

    El diablo de gran estatura se reducía lentamente, y de él se desprendían ciertos residuos, y procuramos de no caer en el desorientación de alimentar al que no corresponde.

   Y por último la Madre intervino para despedirse con el amor del que hace gala y para decirnos…

 “Recordad lo que os he dicho… Muchas de las imágenes lujuriosas surgen como activadores de la libido imitativa, y cuando la persona no llega a ese proceder se devalúa su autoestima creando a la vez un ídolo… Procurad no alimentar a esos falsos talismanes de la conducta y del sentir.

Y cuando observéis ese tipo de iconografías ir apagando todo aquel sentir que  no es vuestro. Pensad que la fuerza y la luz no están fuera, sino que están dentro de si.

No confundáis las procedencias que sois canales de Dios”.

 

 Grabación Nº A2074 / 19/10/08

  

 

Esta vivencia  puede ser divulgada por Amor a la Humanidad pero con la condición,  de hacer un uso correcto, y de no sacar beneficio económico  por ello.

 

Correo Electrónico de Jesús y Montse yeshua9999@yahoo.es   

 

                                                                                 Siguiente>>>>>>

 

 

   

Durante una conferencia con varios universitarios, un profesor de la Universidad de Berlín...

… propuso un desafío a sus alumnos

con la siguiente pregunta:

 “¿Dios creó todo lo que existe?"

Un alumno respondió, valientemente:

  Si, Él creó …

¿Dios realmente creó todo lo que existe?

 Preguntó nuevamente el maestro.

 Si señor, respondió el joven.

El profesor respondió: “Si Dios creó todo lo que existe, ¡entonces Dios hizo el mal, ya que el mal existe! Y si establecemos que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, ¡entonces Dios es malo!!"

El joven se calló frente a la respuesta del maestro, que feliz, se regocijaba de haber probado, una vez más, que la fe era un mito.

Otro estudiante levantó la mano y dijo:

¿Puedo hacerle una pregunta, profesor?

 Lógico, fue la respuesta del profesor.

El joven se paró y preguntó:

Profesor, ¿el frío existe?

¿Pero que pregunta es esa?… Lógico que existe, ¿o acaso nunca sentiste frío?

El muchacho respondió: "En realidad, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en verdad es la ausencia de calor. Todo cuerpo o objeto es factible de estudio cuando posee o transmite energía; el calor es lo que hace que este cuerpo tenga o transmita energía”.

“El cero absoluto es la ausencia total de calor; todos los cuerpos quedan inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Nosotros creamos esa definición para describir de que manera nos sentimos cuando no tenemos calor."

Y, ¿existe la oscuridad?  Continuó el estudiante.

 El profesor respondió:

Existe.

El estudiante respondió:

La oscuridad tampoco existe.

La oscuridad, en realidad, es la ausencia de luz.

“La luz la podemos estudiar,

¡la oscuridad, no!

 A través del prisma de Nichols, se puede descomponer la luz blanca en sus varios colores, con sus diferentes longitudes de ondas.

¡La oscuridad, no!

… “¿Como se puede saber qué tan oscuro está un espacio determinado?

Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio.”

 “La oscuridad es una definición utilizada por el hombre para describir qué ocurre cuando hay ausencia de luz.”

Finalmente, el joven preguntó al profesor:

Señor, ¿EL MAL EXISTE?

El profesor respondió: Como afirmé al inicio, vemos estupros, crímenes, violencia en todo el mundo. Esas cosas son del mal.

El estudiante respondió:

“El mal no existe, Señor, o por lo menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia del bien…

De conformidad con los anteriores casos, el mal es una definición que el hombre inventó para describir la ausencia de Dios.”

Dios no creó el mal.

… El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos.  

Es igual a lo que ocurre con el frío cuando no hay calor, o con la oscuridad cuando no hay luz.

El joven fue aplaudido de pié, y el maestro, moviendo la cabeza,

 permaneció en silencio …

El director de la Universidad,

se dirigió al joven estudiante y le preguntó:

  ¿Cuál es tu nombre?

Me llamo, ALBERT  EINSTEIN.