GNOSIS EXPERIENCIAS

 

 
1 MUERTE DEL EGO DE

 LA  PENA AJENA

 

 
 

2 MUERTE DEL EGO DE 

   FALSO SENTIMIENTO DEL HONOR

 

 
 

3 MUERTE DEL EGO DE

 MIEDO A DAR MALA  IMAGEN

 

 

 

4 MUERTE DEL EGO DE  

  MIEDO A LAS CONSECUENCIAS  

 

 
 

5 MUERTE DEL EGO DE

  MIEDO A LA SOLEDAD

 

 
 

6 MUERTE DEL EGO DE

MIEDO AL MIEDO

 

 
 

7 MUERTE DEL EGO DE

    LOS  C E L O S

 

 
 

8 MUERTE DEL EGO DE

   LA ENVIDIA

 

 
 

9 MUERTE DEL EGO DE

 LA S U M I S I O N

 

 
 

10 MUERTE DEL EGO DE

LA VANIDAD  HERIDA

 

 
 

11 MUERTE DEL EGO DE

 LA CRISIS   EMOCIONAL

 

 
 

12 MUERTE DEL EGO DE

UNA FACETA LUJURIOSA

 

 
 13  MUERTE DEL EGO DE UNA      PRESENCIA  LUJURIOSA  
    

14 MUERTE DEL EGO DE

 AUTOREPROCHE EN EL

 RESENTIMIENTO

 

 
 

15  I N I C I A C I O N E S

  PRIMERA PRUEBA DE       LOS CUATRO ELEMENTOS

 

 
 

16 MUERTE DEL EGO

LA LUJURIA A TRAVÉS DE LA IMAGEN

 

 
 

17 MUERTE DEL  EGO

DEL HALAGO Y LA FALSA MODESTIA

 

 
 

18 MUERTE DEL EGO

MIEDO A QUEDAR EN FEO

 

 
 

19 MUERTE DEL EGO

EN EL RECUERDO DE UNA PENA

 

 
20 MUERTE DEL  EGO  

OTRA FACETA DE CELOS

 
 

      21 MUERTE DEL  EGO

    INGRATITUD AJENA

 

 
    

   22 MUERTE DEL  EGO

  UNA FACETA LASCIVA

 

 
    23 MUERTE DEL  EGO

   SENTIMIENTO DE       

    AUTOLASTIMA

 

 
  24 MUERTE DEL  EGO

   ACTO NUPCIAL DE LA

     COBRA DORADA

CONTINUA..........

  25 MUERTE DEL  EGO

     DE LA LUJURIA

      MORBOSA DE LA

      T R A G E D I A

 

 

 
  

  26 MUERTE DEL  EGO

       LIBERAR A LA     

       VIRGEN NEGRA

 

 
   

  27 MUERTE DEL  EGO

     DEL REGISTRO

    ANCESTRO DE LOS

 ARCHIVOS AKASICOS 

 

 
 

   28 MUERTE DEL  EGO

     DE UNA FACETA

   DE LA ENVIDIA EN LA

        I N F A N C I A

   

 
    29 MUERTE DEL  EGO

   LA MAMA OCA O LA

        MADRE  GANSO

 

 
 

  30 MUERTE DEL  EGO

           MIEDO A MI

           DEBILIDAD

     

 
 

   31 MUERTE DEL  EGO

       LAS DISTINTAS

     CARAS DE LA IRA

 

 
   32 MUERTE DEL  EGO

    FRUSTRACIÓN CON

    LA IRA

 

 
   33 MUERTE DEL  EGO

   LA INCERTIDUMBRE

   Y LA DUDA

 

 
    34 MUERTE DEL  EGO

     PENA A HERIR  LOS

 SENTIMIENTOS AJENOS 

 

 
   35 MUERTE DEL  EGO

         L E V I A T A N

      PRIMERA PARTE

    

 
   36 MUERTE DEL  EGO

    L E V I A T A N

   SEGUNDA PARTE

 

 
  37 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    PRIMERA PARTE

 

 
  38 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    SEGUNDA PARTE

 

 
  39 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    TERCERA  PARTE

 

 
   VOLVER A LA

   P R I N C I P A L

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                 

 

 

 

 

             LAS DISTINTAS CARAS DE LA IRA   

 

 

    Las cadenas de la esclavitud  son forjadas por los agregados psicológicos y en el trabajo de su transformación iniciamos esta contienda.

   Una vez entonado el mantra correspondiente KRIM una experiencia nueva se materializó. Ante nosotros se presentó la ira. Preparados solicitamos a la Madre su intervención divina, sin embargo, ese agregado desapareció casi en el mismo instante. Allí lo único que se veía era una serie indeterminada de puertas. Todas ellas doradas, trabajadas con filigranas de oro pulido y en apariencia  no existían motivos que diesen a entender que detrás de ellas pudiera albergarse la negatividad.

 

    Decidimos ir atravesándolas, pero su pequeñez se pronunciaba constantemente, hasta tal extremo que de querer continuar  era preciso menguar físicamente. En el astral se adaptó a ese espacio y sucedido esto, el tamaño de las puertas se amplió hasta llegar a la normalidad.

 

       Atravesamos un total de ciento setenta y dos puertas  y nos encontramos  ante un mitin. En esa manifestación,  una mujer,  subida en un podium, con mucho poder oratorio estaba emitiendo un discurso y su contenido de amplia terminología decía lo siguiente…    

                                

   “Queridas iras de todas partes, formas y contenidos estamos siendo controladas.

   ¡ Estamos hartas de ese abuso de poder ¡

 

   ¡ Estamos hartas de estar soterradas bajo la expresión de la sonrisa ¡ 

 

    ¡ Estamos hartas de tener que salir por la puerta estrecha de las buenas palabras ¡”

 

     Y en ese momento en el físico el vecino de arriba cerró la puerta de la calle con un gran estruendo que nos provocó un sobresalto.

 

    “¡ Somos un sentimiento humillado ¡

    ¡ Las personas que son prodigas de los buenos  pensamientos, no nos permiten expresarnos con libertad ¡

 Nos prohíben hablar con términos que consideran groseros, porque en cierta manera expresan la verdad cruda.

    ¿ Son orejas demasiado finas ?

    No,  lo que sucede es que envidian nuestra determinación, nuestro poder.

    No existe una democracia cierta, nos ofrecen un trato vejatorio.

 ¡ Iras estamos sometidas ¡”

                 

 

    Esas manifestaciones aparentemente no nos veían. Las estábamos  escuchando con gran atención para recordar sus argumentos y así poder entenderlos…

                          

    Empezaron a discutir  con agresividad sobre  política,  homosexualidad, economía, sexo… La tensión iba en aumento y en cualquier instante podía producirse un estallido.                   

     En ese momento, la Madre Muerte y los Maestros  Superiores las rodearon emitiendo desde su punto de Luz del chacra corazón, un rayo de amor incondicional, de forma que esos entes iracundos se encogieron excepto la que presidía la reunión. 

   La Divina Madre  se mostró como la Diosa de la Muerte, no en vano es la fuerza que nos ayuda a eliminar al ego que nos aniquila. Se dirigió hacía la mujer que presidía la charla y con su mano le desarraigó  la máscara de su rostro. Ante nosotros la ira mostraba su autenticidad, y al verlo nos asombramos, pues ese ser adquirió la forma de un aparato reproductor femenino, y por la vulva la ira hablaba. 

                               

   La Madre aprovechó su verbosidad y en uno de los gritos proferidos  reivindicando su poder de manifestación se creó una apertura considerable y  pudo penetrar en su  espacio interno. Kali utilizó su  destreza y con su espada evocó la señal de la Cruz en el nombre del Creador. Ese órgano iracundo al recibir las bendiciones gritó desgarrándose. Se abrió y la perogrullada de la ira junto con su potencia destructiva se sintió descubierta y vulnerable.

 

                                          

Un viento tempestuoso y soberbio hizo presencia y con gran rapidez y sigilo se llevó a su protegida.  

 

   La Madre Divina nos explicó… 

    A este ego sólo lo hemos trabajado en su  parte más elemental. La verdadera génesis de la ira está en el huracán, pero  eso pertenece a otro trabajo. Lo importante liberarse de ese elemento  y emancipar los aspectos que tanto el hombre como la mujer pueden albergar en esa zona en concreto, que según en qué momentos vibre serán de placer o  de  lamento.

 

 

  Grabación nº    2186 2187 2188 2189   5/5/08

                                              

Esta vivencia  puede ser divulgada por Amor a la Humanidad pero con la condición,  de hacer un uso correcto, y de no sacar beneficio económico  por ello.

 

Correo Electrónico de Jesús y Montse yeshua9999@yahoo.es   

 

                                                                       Siguiente>>>>