GNOSIS EXPERIENCIAS

   

 
1 MUERTE DEL EGO DE

 LA  PENA AJENA

 

 
 

2 MUERTE DEL EGO DE 

   FALSO SENTIMIENTO DEL HONOR

 

 
 

3 MUERTE DEL EGO DE

 MIEDO A DAR MALA  IMAGEN

 

 

 

4 MUERTE DEL EGO DE  

  MIEDO A LAS CONSECUENCIAS  

 

 
 

5 MUERTE DEL EGO DE

  MIEDO A LA SOLEDAD

 

 
 

6 MUERTE DEL EGO DE

MIEDO AL MIEDO

 

 
 

7 MUERTE DEL EGO DE

    LOS  C E L O S

 

 
 

8 MUERTE DEL EGO DE

   LA ENVIDIA

 

 
 

9 MUERTE DEL EGO DE

 LA S U M I S I O N

 

 
 

10 MUERTE DEL EGO DE

LA VANIDAD  HERIDA

 

 
 

11 MUERTE DEL EGO DE

 LA CRISIS   EMOCIONAL

 

 
 

12 MUERTE DEL EGO DE

UNA FACETA LUJURIOSA

 

 
 13  MUERTE DEL EGO DE UNA      PRESENCIA  LUJURIOSA  
    

14 MUERTE DEL EGO DE

 AUTOREPROCHE EN EL

 RESENTIMIENTO

 

 
 

15  I N I C I A C I O N E S

  PRIMERA PRUEBA DE       LOS CUATRO ELEMENTOS

 

 
 

16 MUERTE DEL EGO

LA LUJURIA A TRAVÉS DE LA IMAGEN

 

 
 

17 MUERTE DEL  EGO

DEL HALAGO Y LA FALSA MODESTIA

 

 
 

18 MUERTE DEL EGO

MIEDO A QUEDAR EN FEO

 

 
 

19 MUERTE DEL EGO

EN EL RECUERDO DE UNA PENA

 

 
20 MUERTE DEL  EGO  

OTRA FACETA DE CELOS

 
 

      21 MUERTE DEL  EGO

    INGRATITUD AJENA

 

 
    

   22 MUERTE DEL  EGO

  UNA FACETA LASCIVA

 

 
    23 MUERTE DEL  EGO

   SENTIMIENTO DE       

    AUTOLASTIMA

 

 
  24 MUERTE DEL  EGO

   ACTO NUPCIAL DE LA

     COBRA DORADA

CONTINUA..........

  25 MUERTE DEL  EGO

     DE LA LUJURIA

      MORBOSA DE LA

      T R A G E D I A

 

 

 
  

  26 MUERTE DEL  EGO

       LIBERAR A LA     

       VIRGEN NEGRA

 

 
   

  27 MUERTE DEL  EGO

     DEL REGISTRO

    ANCESTRO DE LOS

 ARCHIVOS AKASICOS 

 

 
 

   28 MUERTE DEL  EGO

     DE UNA FACETA

   DE LA ENVIDIA EN LA

        I N F A N C I A

   

 
    29 MUERTE DEL  EGO

   LA MAMA OCA O LA

        MADRE  GANSO

 

 
 

  30 MUERTE DEL  EGO

           MIEDO A MI

           DEBILIDAD

     

 
 

   31 MUERTE DEL  EGO

       LAS DISTINTAS

     CARAS DE LA IRA

 

 
   32 MUERTE DEL  EGO

    FRUSTRACIÓN CON

    LA IRA

 

 
   33 MUERTE DEL  EGO

   LA INCERTIDUMBRE

   Y LA DUDA

 

 
    34 MUERTE DEL  EGO

     PENA A HERIR  LOS

 SENTIMIENTOS AJENOS 

 

 
   35 MUERTE DEL  EGO

         L E V I A T A N

      PRIMERA PARTE

    

 
   36 MUERTE DEL  EGO

    L E V I A T A N

   SEGUNDA PARTE

 

 
  37 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    PRIMERA PARTE

 

 
  38 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    SEGUNDA PARTE

 

 
  39 MUERTE DEL  EGO

       LA IRA Y LA

    SUSCEPTIBILIDAD

    TERCERA  PARTE

 

 
   VOLVER A LA

   P R I N C I P A L

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                            

                                                                    

    

   (Pórtico Plateresco de la Iglesia de San Esteban de los Dominicos. Salamanca)

 

 

          FACETA  PENA A HERIR LOS  SENTIMIENTOS AJENOS.

 

    El despertar del espíritu  implica liberar a todos los seres ajenos al Ser, ya fueren nacidos de la ira,  de los celos, de la vanidad, del orgullo… o incluso de algo tan sutil y aparentemente vano como es la pena a herir los sentimientos ajenos.

    En esta experiencia el agregado parecía renacer de algún recuerdo aparentemente olvidado, y esa oscura creación al verse descubierta pretendía huir… Se escapaba de nuestro campo de evocación.

    Después de la tentada lucha se creó la transformación, y ante nosotros apareció un anciano de aspecto deplorable con unas uñas largas y curvadas. Se rascaba constantemente hasta arrancarse  la piel,  que junto con las costras de las heridas anteriores obtenía el alimento con lo que se sustentaba.

 

(Capitel del Convento de las Clarisas Salamanca)

    La Madre Divina nos apartó de esa secuencia con gran suavidad  y nos cuestionó… 

    “¿Os fijáis que esta personificación para subsistir arremete contra su propio cuerpo? 

    Y mirad en que se convierte cuando a ese ser lo alejo de vuestra presencia.

                                                                    

    Nos giramos para ver a qué se refería y Ella continuó…    

    Se convierte en un  desecho arrugado y seco, no tiene propiedad ni poder.

(Hécate museo del Vaticano)

    ¿Entendéis el camino que mis palabras toman? 

Es importante razonar esta explicación para poder desarrollar el respeto oportuno a esas situaciones, pues son ellas, una vez superadas,  las que os procurarán la guía hacia la iluminación.”  

 Tras unos minutos de silencio la Madre Muerte puso ante nosotros un regulador del tiempo, y el compás se estableció para no perder el ritmo. En la base de ese pequeño artilugio brillaba un pequeño botón y cuando la aguja del péndulo pasaba por el centro, la Madre  lo pulsaba y de ello surgía un mensaje expandiéndose desde  el centro al infinito.

 

                      El bien obrar…

                                          

  

Y la Madre Divina nos explicó…

     “El bien y el mal son conceptos relativos y a veces sois incapaces de controlar, entender y fusionar.

    Os ofrezco un compás vibracional para que dejéis de dudar. El bien obrar del que os hablo va más allá de la teoría de la ética común o del si es bonito es bueno y si es feo es malo, o bien si sabe bien es que la sustancia no lleva veneno. Eso hijos míos es ingenuidad de la que vuestro intelecto entiende y a veces vuestro consciente olvida.

   Lo importante es que esa imagen del anciano hiriéndose por la morbosidad de retroalimentarse a sí mismo debe desaparecer.

    Él os ofrece la pena. Juega con la coerción emocional que os crea. Os autolimita a través del sentimiento y su uña en forma de cucharilla está siempre preparada para recoger el fruto. Al arrancar su piel os extrae la energía, os desnuda y en la intemperie os deja sin la capacidad de actuar y con la impotencia por no poder hacerlo. Y ello siempre conlleva efectos poco alentadores o mejor dicho nuevas  lecciones a aprender.

(Diana la cazadora de las bestias nocturnas. Museo Vaticano)

    Y si profundizamos más os advierto que a ese otro ser al que teméis herir no le hacéis favor alguno, pues los desechos de ese anciano sentimiento será lo que recogerá el otro.”

 

   Una vez más entendimos que debíamos ser…

 

     Consecuentes con los pensamientos liberados.

     Consecuentes con las palabras dichas.

     Consecuentes con los hechos realizados.

     Pedir perdón ante el error.

     Y si  al evocar un buen  pensamiento, una buena palabra o un buen hecho, estos son considerados por el otro como un detrimento es previo valorar esas circunstancias y actuar de nuevo en consecuencia.

 

Que no sea la falsa lealtad o la pena de herir el sentimiento ajeno la que nos aleje del centro temporal de la Divinidad.

 

   

Nº Grabación A1850   18/10/2007.

                                      

   Esta vivencia  puede ser divulgada por Amor a la Humanidad pero con la condición,  de hacer un uso correcto, y de no sacar beneficio económico  por ello.

Correo Electrónico de Jesús y Montse yeshua9999@yahoo.es   

 

                                                                        Siguiente>>>>>>>